Reducirse las Prestaciones

separator

¿PUEDEN REDUCIRSE LAS PRESTACIONES OTORGADAS EN EL CONTRATO COLECTIVO DE TRABAJO?

Nuestros clientes preguntan con frecuencia si resulta legalmente posible reducir las prestaciones laborales previstas en el Contrato Colectivo de Trabajo pactado con el sindicato de los trabajadores de la empresa.

La idea generalizada es que los derechos adquiridos por los trabajadores no son renunciables ni pueden ser modificados; lo anterior deriva de una indebida interpretación del artículo 123, apartado A, fracción XXVII, inciso h) de la Constitución Política Mexicana.

Dicho precepto refiere que serán nulas todas las estipulaciones que impliquen renuncia de algún derecho consagrado a favor del obrero en las leyes de protección y auxilio a los trabajadores.

“Artículo 123. Toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil; al efecto, se promoverán la creación de empleos y la organización social de trabajo, conforme a la ley.

A. Entre los obreros, jornaleros, empleados domésticos, artesanos y de una manera general, todo contrato de trabajo: XXVII.  Serán condiciones nulas y no obligarán a los contrayentes, aunque se expresen en el contrato:

h) Todas las demás estipulaciones que impliquen renuncia de algún derecho consagrado a favor del obrero en las leyes de protección y auxilio a los trabajadores.” La idea de la prohibición a la reducción de prestaciones contractuales colectivas se encuentra reforzada en el imaginario colectivo por el artículo 394 de la Ley Federal del Trabajo, que dispone: “El contrato colectivo no podrá concertarse en condiciones menos favorables para los trabajadores que las contenidas en contratos vigentes en la empresa o establecimiento.

La interpretación de la SCJN brinda flexibilidad a las relaciones de trabajo y permite que “en años buenos” se pueda beneficiar al trabajador con prestaciones extralegales y en otros poderlos reducir para no poner en riesgo las finanzas de la empresa.

De lo contrario sucederá, como acontece actualmente, que las empresas -pudiéndolo hacer- se niegan a otorgar este tipo de prestaciones por temor a generar un derecho perpetuo para el trabajador, difícil de satisfacer en caso de una eventualidad económica.

Para mejor comprensión se reproduce el texto jurisprudencial obligatorio al que nos referimos.

Época: Novena Época
Registro: 200554
Instancia: Segunda Sala
Tipo de Tesis: Jurisprudencia
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta Tomo IV, Agosto de 1996
Materia(s): Laboral, Constitucional
Tesis: 2a./J. 40/96

CONTRATO COLECTIVO. EN SU REVISION SE PUEDEN REDUCIR LAS PRESTACIONES PACTADAS POR LAS PARTES, SIEMPRE Y CUANDO SE RESPETEN LOS DERECHOS MÍNIMOS CONSTITUCIONALES Y LEGALES DEL TRABAJADOR.

De conformidad con el artículo 123, apartado “A”, fracción XXVII, inciso h), de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, serán nulas las estipulaciones que impliquen renuncia de algún derecho consagrado en favor del obrero en las leyes de protección de auxilio a los trabajadores. A su vez, el artículo 394 de la Ley Federal del Trabajo establece que ningún contrato colectivo podrá pactarse en condiciones menos favorables a las existentes en los contratos vigentes en la empresa o establecimiento. De la interpretación sistemática de ambos preceptos, se infiere que la nulidad a que se refiere el precepto constitucional sobrevendrá cuando el derecho al que se renuncie esté previsto en la legislación, mas no en un contrato; ello se afirma porque de la lectura del precepto legal de que se trata, se advierte que se refiere a cuando por primera vez se va a firmar un contrato colectivo, pues el empleo en dicho numeral de la palabra “contratos”, así en plural, implica que se refiere a los contratos de trabajo individuales que existen en la empresa o establecimientos, antes de que por primera vez se firme un contrato colectivo, dado que en un centro de trabajo no puede existir más de uno de los mencionados contratos colectivos, según se desprende del contenido del artículo 388 del mismo ordenamiento legal; de ahí que válidamente se puedan reducir prestaciones en la revisión de la contratación colectiva, siempre y cuando sean éstas de carácter contractual o extralegal; estimar lo contrario, podría implicar la ruptura del equilibrio de los factores de la producción (capital y trabajo) y en algunos casos, la desaparición misma de la fuente laboral.

Suprema Corte: Sí Se puede.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), ha señalado mediante jurisprudencia obligatoria para todos los tribunales del país, que resulta válido que, en la revisión del Contrato Colectivo con el sindicato de los trabajadores, se puedan reducir las prestaciones ya otorgadas de manera general.

Mediante la jurisprudencia 2a./J. 40/96, el Máximo Tribunal aclara que la debida interpretación de los preceptos antes señalados debe ser sistemática, es decir, armonizados entre sí y con otros dispositivos de la propia Ley Federal del Trabajo. Esencialmente, la SCJN señala que la disminución de prestaciones no implica una renuncia a los derechos plasmados en la legislación, como lo son, por ejemplo, las horas extras o el derecho a vacaciones, cuya base legal son la Constitución y la ley laboral. Sin embargo, en todas aquellas prestaciones que no derivan de la legislación como pueden ser los vales de despensa, los servicios de comedor, los bonos por productividad, entre otros, sí pueden ser reducidos por acuerdo con el sindicato. Lo anterior es acertado y lejos de un perjuicio al trabajador redunda en su beneficio, pues muchos empleadores temen otorgan prestaciones adicionales al contrato individual por temor a una eventual baja de productividad que presionaría las finanzas de la compañía por ya no poder reducir las prestaciones otorgadas en el Contrato Colectivo de Trabajo.

Nuestra recomendación.

Si observa a detalle la fecha en que fue emitido el criterio de la SCJN encontrará el lector que data del año 1996. A pesar de tener más de 20 años el comentado criterio, en el imaginario popular sigue instalada la idea de la irrenunciabilidad de los derechos del trabajador y la prohibición de la reducción a cualquier tipo de beneficio. El texto constitucional y la ley laboral son de difícil interpretación y consecuentemente las negociaciones con el sindicato tratándose de reducciones de prestaciones suelen ser complicadas. Por lo tanto, se recomienda que sólo las empresas que verdaderamente estén pasando por una mala situación económica negocien la reducción de este tipo de prestaciones. Ahora bien, aquellas compañías que estén planeando otorgar mayores beneficios a través de la negociación colectiva pueden hacerlo, tomando previsiones y realizando una correcta redacción del contrato colectivo.

Lic. y M.I. Pedro Raúl Lara García.
PRL & Asociados. Servicios Legales
prlara@prl.mx
www.prl.mx
Daniel Zambrano 485, Col. Chepevera,
C.P. 64030, Monterrey, N.L.
T. +52 (81) 8356 7231
T. +52 (81) 8123 0189

ggi_logo_darkgrey